• Ezequiel Dello Russo

Cuando tu perro no acude a tu llamada

Actualizado: 26 de dic de 2018



Casi todos los propietarios tienen el control de su perro mientras lo llevan con la correa. Sin embargo, el panorama cambia radicalmente cuando el perro se encuentra libre. Mantener el vínculo con nuestro perro cuando está en libertad es difícil para muchos.

Ocurre a menudo que se pierda el control y vemos a los propietarios llamando desesperados, persiguiendo e intentando atrapar a su perro, casi siempre sin resultados positivos. La frustración se apodera del propietario, que no tarda en descargar toda la rabia en el animal. Cuando esta secuencia se repite una y otra vez, muchos propietarios deciden no volver a soltar a su perro nunca más.


¿Por qué los perros no regresan cuando se les llama?

 ¿Cómo convencerlos de que regresen?


Este artículo te ayudará a entenderlo.

Desde el punto de vista del perro, el mundo está lleno de estímulos interesantes: olores, sonidos, perros,  personas, gatos, etc. 

Cuando el perro se encuentra libre, dedicado a actividades excitantes y divertidas, no está preparado para responder a la llamada porque ésta no es tan excitante ni tan divertida como la actividad a la que se está dedicando en ese momento.



¿Por qué debería interrumpir su actividad y acudir a la llamada cuando sabe que su propietario no le va a ofrecer ninguna actividad tan interesante como la que en ese momento está haciendo él?


Cuando la voz del propietario es tensa y amenazadora y su actitud no es acogedora (porque tal vez lo ha estado llamando durante media hora bajo la lluvia), las ganas de volver son  aún menores. Cuando el perro entiende que regresando se termina lo que le gusta y acaba siendo atado, su voluntad de volver es cada vez menor.

También hay momentos en los que el perro "desconecta", lo que significa que verdaderamente no oye la llamada, porque lo que está haciendo es extremadamente importante para él. Un ejemplo típico en el caso de los machos  es su "sordera" cuando hay cerca una hembra en celo: no es realista esperar que regrese, no lo haría ni el más obediente de los perros.


 Algunos consejos prácticos:


1.  No llames a tu perro si lo acabas de soltar, dale un tiempo para que corra, salte y explore antes de llamarlo, si lo haces así, será mucho más probable que acuda a tu llamada.

2. No castigues ni regañes nunca a tu perro cuando se distraiga y tarde en acudir a tu llamada. Si lo castigas, la probabilidad de que acuda a tu siguiente llamada será muy baja.

3. Recompensa a tu perro rápidamente en cuanto acuda a tu llamada: bastará una palabra dulce, una caricia, un premio alimenticio o proponerle un juego.Si lo haces, estarás sentando las bases para que tu perro acuda a tus llamadas. Recuerda que el perro debe interiorizar que "le interesa" acudir a tu llamada, y lo hará cuando esté convencido de que le espera algo delicioso o algo interesante. Haz que el premio sea exclusivo para estas ocasiones.


4. Antes de llamarlo asegúrate de que puede oírte (evalúa si hay viento, la distancia y las barreras sonoras que os rodean).

5. Si el perro regresa pero lo hace al cabo de un rato, el premio debe ser de inferior intensidad, es decir, sólo un trocito del premio para que entienda la diferencia entre regresar inmediatamente y regresar más tarde.


6. Cuando llames a tu perro intenta estar sereno, utilizar un tono de voz dulce y ser acogedor. 


7. Evita llamar a tu perro sólo para regresar a casa porque esto le hará entender que acudir a tu llamada significa fin de la diversión.  Llámalo de vez en cuando durante el paseo.


8. No llames a tu perro para castigarlo: si el perro ha hecho una travesura, no utilices la llamada, ve tú a por él.


9. No llames a tu perro cuando es evidente que no va a acudir, por ejemplo en presencia de una hembra en celo. Si ya prevés que no acudirá, no lo llames, acércate tú con precaución y colócale la correa.


Por lo tanto, debemos aprender a tomar conciencia de los estímulos que atraen a nuestro perro, las situaciones que les resultan excitantes y que desencadenan su desacato a la llamada.  Es crucial llevar a cabo un trabajo progresivo en el ejercicio de la llamada, y también tener en cuenta la raza y las motivaciones da cada perro: no es lo mismo un bóxer que un husky: el primero posee una motivación social y busca estar en grupo, mientras que el perro de raza nórdica posee una motivación exploradora, por lo que la tendencia del husky será la de alejarse y explorar, lo que dificultará su obediencia a la hora de llamarlo.  

Las sesiones de rehabilitación de la llamada deben comenzar en el hogar, en el jardín o en cualquier lugar donde el propietario sea el estímulo más interesante.



A medida que el perro va respondiend o se pueden añadir situaciones más complejas.  Es común que las primeras veces que nos ejercitemos en lugares públicos utilicemos una correa de varios metros de larga para controlar mejor la respuesta del perro.


En conclusión

Muchos perros no acuden a la llamada porque tienen miedo a ser castigados.

Muchos propietarios no resultan "interesantes" a sus mascotas porque les privan de hacer lo que les estimula, no los premian cuando lo merecen y les dan comida y caricias sin razón.

Un propietario es más interesante a los ojos de su perro cuando lo gratifica  en situaciones puntuales (su atención, comida, caricias y juegos)

Si el que llama al perro es “aburrido”,  el perro no tendrá ningún motivo para abandonar ese  mundo de olores, sabores, amigos y aventuras que tanto le atrae:  ¿Tú acudirías a una llamada "aburrida?


Tener un perro que acude cuando lo llamas es la consecuencia de ser un propietario interesante, novedoso, divertido, acogedor y seguro. ¡El perro acudirá siempre si el que le llama es su amigo preferido ! ¡Y tu amigo preferido es siempre el más divertido!

Entradas Recientes

Ver todo

La socialización del perro

En la educación de un perro es fundamental tener en cuenta el periodo evolutivo de su mente, en el caso de la socialización es indispensable colocar toda la atención en los primeros 3 o 4 meses de vid

  

Ezequiel Dello Russo

Educador  Canino

  • Facebook - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Instructor canino

Educador de Perros-Guías 

25 años de experiencia profesional en 6 países

Docente en cursos de formación 

Relator en conferencias y seminarios

Asesor en Zooantropología Aplicada 

Experto en patologías del comportamiento

Política de Cookies y privacidad 

Copyright © Ezequiel Dello Russo® 2006-2019   by Siboney Studio. Todos los derechos reservados.